Aprender a leer y escribir: ¿qué métodos existen?

Aprender a leer y escribir es un hecho crucial en la vida de los más pequeños, es importante estar a su lado y ayudarles en la medida de lo posible. Te contamos cuáles son los métodos más usados en las escuelas para emprender este proceso.

Aprender a leer y escribir: ¿qué métodos existen?
¡Existen diferentes maneras de aprender!

Si tienes un hijo o hija que está en el momento de aprender a leer y escribir, es posible que te plantees algunas cuestiones, y pienses en como será el proceso y cuál puede ser tu papel para acompañarle y ayudarle de la mejor manera.

Lo primero que debes saber es que el desarrollo de cada niño y niña es un mundo, por lo que sus ritmos a la hora de desarrollar estas tareas de escritura y lectura serán diferentes.

 

Métodos para aprender a leer y escribir


Aprender a leer y escribir

Aprender a leer y escribir es un proceso y un aprendizaje que se consigue de manera paulatina.

Normalmente, el primer contacto con la lectura y la escritura en las escuelas es a la edad de 3 años, progresivamente hasta los 5 años. Se trata de un primer contacto porque en este periodo de educación infantil no se exige que los niños y las niñas sepan leer y escribir. Únicamente se trata de un acercamiento a este campo de una manera lúdica para despertar su interés y allanar el camino posterior.

En estas cortas edades, se busca más bien un dominio de los mecanismos básicos del lenguaje oral, además del conocimiento de la mayoría de las palabras, acompañado por una estimulación en el interés y la curiosidad de los más pequeños para leer lo que está escrito. Estas serán las bases fundamentales para empezar el recorrido hacia la lectura y escritura.

Así como cada maestrillo tiene su librillo, existen diferentes métodos para aprender a leer y escribir. Y, en este sentido, el debate sobre cuál es el mejor o el más ventajoso está abierto. Nosotros te explicamos en qué consiste cada uno de ellos para que saques tus propias conclusiones.

 

1. Método tradicional

El método tradicional para aprender a leer y escribir es el primer método utilizado en la educación infantil.

Está basado en que los niños y las niñas aprendan las estructuras más simples de las palabras. Una vez dominado este aspecto, se enlazan con otras estructuras de complejidad mayor. Este método puede llevarse a cabo de dos maneras:

  • Alfabético: El abecedario es lo primero que se enseña. Se comienza por las vocales, y posteriormente las consonantes que resultan más fáciles como puede ser la m o la p. A medida que se va avanzando en el aprendizaje de las letras, se van formando sílabas y palabras.
  • Fonético: Se aprende el sonido de la letra y después se relaciona con su  correspondiente grafía.

 

2. Método global

Este método, junto con el tradicional, es el más usado para que los pequeños aprendan a leer y escribir. Algunos profesores y pedagogos opinan que este método es el más natural para enseñar.

Se trata de aprender a reconocer las letras y así, posteriormente, poder formar palabras con ellas. Se trabaja con el uso de imágenes que sirven de apoyo a las palabras, y que niños y niñas pueden reconocer para comprender bien el concepto.

 

3. Método constructivo

En último lugar, más que de un método, hablamos de una teoría de aprendizaje que aparece como contraposición a los métodos anteriores, y que busca un aprendizaje más natural.

Parte de la premisa de que las personas aprendemos a leer y escribir para comunicar, por lo que respeta en gran medida el ritmo madurativo de los más pequeños.

Se basa en la repetición y en la asociación de imágenes con palabras y grafías, y no se cierra a un solo ámbito, sino que abarcan todos, como puede ser desde la lectura de un cuento, hasta un cartel, una receta…

 

¡Acompañar a tus hijos e hijas a través de este aprendizaje puede ser un proceso totalmente mágico!

 

Puede interesarte: