Anestesia para parto normal: cuándo y cómo se aplica la epidural

Es posible que hayas oído hablar sobre la anestesia para parto normal, es decir, sobre la epidural. Esta es la más común en los partos, por lo que te contamos cuándo y cómo se aplica.

Anestesia para parto normal: cuándo y cómo se aplica la epidural
La aplicación de la anestesia es rápida y no suele conllevar complicaciones

La epidural es la anestesia para parto normal (aunque también puede servir en caso de cesárea) más común. Su aplicación es rápida y en un principio no es complicada, pero sí que tiene un tiempo concreto para ser usada y debe ser suministrada por una persona anestesista.

La aplicación de la anestesia para parto normal, o la no aplicación de esta, es una decisión personal de la embarazada. Por esto, siempre es bueno conocer las ventajas y desventajas de la epidural en el parto, para así tomar una decisión lo más meditada y valorada posible.

Si ya has decidido que harás uso de este tipo de anestesia en el momento de dar a luz, te interesará saber cómo se aplica y cuál es el procedimiento.

 

Procedimiento de la anestesia para parto normal


Anestesia para parto normal

Al hablar de anestesia para parto normal, vamos a hablar de la epidural. Esta, se encarga de facilitar el parto en cuanto al dolor, ya que alivia la zona inferior del cuerpo al mismo tiempo que permite que mantengas la conciencia.

La administración de este tipo de anestesia se lleva a cabo mediante un tubo flexible, delgado y hueco llamado catéter, que es introducido en el espacio de la epidural, una zona situada fuera de la membrana que envuelve la espina dorsal y el fluido espinal.

 

¿Cuándo aplicar la anestesia para parto normal?

Normalmente, la aplicación de la anestesia para parto normal en el hospital se ejecuta una vez ha llegado la fase activa del parto. Esta es una de las etapas del parto en la que se comienza a dilatar más rápidamente y las contracciones son más fuertes, seguidas en el tiempo y prolongadas.

Por lo tanto, lo primero que se hará antes de aplicar la epidural, será comprobar que se han alcanzado los 2 centímetros de dilatación.

El efecto completo de esta anestesia tiene una duración de 15 minutos a 2 horas dependiendo de la dosis que se haya administrado. En este caso, será la persona anestesista quien atienda a las necesidades a medida que avanza el parto.

 

¿Cómo se aplica?

Antes de llevar a cabo la punción de la anestesia para parto normal:

  • A través de una vía periférica, se suministra suero fisiológico para prevenir la hipotensión.
  • Se comprueba la tensión arterial.
  • Se lleva a cabo un tacto vaginal para conocer cuál es el momento de parto en el que se está.

 

Durante la aplicación (punción):

  • Para suministrar la anestesia es necesario estar sentada o acostada sobre un lado, en ambos casos con la espalda arqueada y la cabeza hacia adelante para conseguir una apertura del espacio intervertebral.
  • Es importante mantenerse completamente quieta, es decir, sin hacer movimientos.
  • Se esteriliza el área de la espalda donde va a ser aplicada la anestesia.
  • Se realiza la punción mediante la cual se introduce la aguja que permite colocar el catéter. Este es muy fino y flexible, y se sitúa en la parte lumbar, justo en el espacio que queda entre la segunda vértebra y la tercera. Posteriormente, se saca la aguja y el catéter se queda dentro permitiendo que la anestesia pueda pasar o no en la medida justa y necesaria. En dos minutos, los nervios del útero ya habrán recibido la anestesia.
  • Con la epidural inyectada, se monitorean tanto las constantes vitales de la madre como las del bebé.

 

Pasados de 10 a 20 minutos, los efectos de la anestesia epidural comienzan a sentirse, y notarás una especie de adormecimiento en la parte inferior de tu cuerpo.

Si tienes cualquier duda al respecto de la anestesia, lo mejor será que solicites una consulta con tu médico.

 

Puede interesarte: