La alimentación del bebé de 1 año: ¿cuánto y qué puede comer?

A partir del primer año, los bebés ya pueden comer prácticamente de todo. Salvo pequeñas excepciones que verás un poco más abajo, la alimentación del bebé de 1 año puede ser muy similar a la del resto de la familia. Un niño de esa edad debe consumir, en términos generales, entre 1.200 y 1.300 kilocalorías diarias, repartidas en 5 comidas al día.

La alimentación del bebé de 1 año: ¿cuánto y qué puede comer?
Ya puedes darle un huevo entero, carnes con más grasa o leche entera de vaca

A partir del primer año, los bebés ya pueden comer prácticamente de todo. Salvo pequeñas excepciones que verás un poco más abajo, la alimentación del bebé de 1 año puede ser muy similar a la del resto de la familia.

Generalmente, con un año los bebés ya pueden masticar y se les puede dar un menú completo, con un primero, un segundo y un postre. La única precaución es cortarles la comida en trocitos más pequeños y echarles menos cantidad.

 

Alimentación del bebé de 1 año: necesidades nutricionales


Alimentación bebé 1 año

Debes tener en cuenta que un niño de esa edad debe consumir, en términos generales, entre 1.200 y 1.300 kilocalorías diarias, repartidas en 5 comidas al día. Las cantidades, para que te orientes, son aproximadamente estas:

  • Hidratos de carbono: entre 100 y 160 gramos diarios. La pasta, el pan y las patatas les encantan.
  • Grasas saludables: entre 35 y 45 gramos al día.
  • Proteínas (carne, pescado y huevo): de 20 a 30 gramos diarios.
  • Leche (entera) o derivados lácteos, como queso o yogur: no más de medio litro al día para que no se llene demasiado y coma otros alimentos necesarios para su desarrollo.
  • Dos porciones de vegetales (crudos o cocidos) diarios.
  • Una porción de fruta diaria.
  • La comida debes seguir condimentándola con aceite de oliva, mejor en crudo.

 

Alimentación del bebé de 1 año: nuevas incorporaciones


Cuando tu bebé cumpla un año, el pediatra probablemente te dirá que ya puedes empezar a introducir nuevos alimentos, como un huevo entero, carnes con más grasa (vaca, cordero, lomo de cerdo, jamón serrano, etc.) o leche entera de vaca.

También podrán empezar a comer ensaladas, con su tomate, lechuga, zanahoria (rallada) y aguacate.

Eso nos lleva al asunto de los sólidos. Es aconsejable empezar a dejar los purés de lado y a darles los alimentos enteros, en trocitos lo suficientemente pequeños como para que no se atraganten. Si ves que rechaza la comida entera, tampoco lo obligues. Inténtalo otro día con una pequeña cantidad.

En cuanto a los nuevos alimentos, es normal que no le guste todo. El caso es ir probando y dándole productos equivalentes o el mismo alimento, pero cocinado de una forma diferente. Por ejemplo, si rechaza la leche, puedes probar a darle un trozo de queso, o un yogur natural. Si no le gustan las judías verdes, prueba con otro tipo de verdura. Y si no quiere ni probar un huevo frito, a lo mejor si se lo haces revuelto o en tortilla francesa se anima.

 

Alimentación del bebé de 1 año: a evitar


Aunque como has visto, la alimentación del bebé de 1 año ya es variada, hay alimentos que todavía debes evitar, como son los frutos secos (no son recomendables antes de los 4 años), la bollería, el chocolate, los ahumados, la carne o pescado crudos, fiambre en exceso, los embutidos, los patés, los mariscos, el pescado azul grande (como el atún, el bonito o el pez espada), los fritos, las salsas (incluidas ketchup, mostaza y mahonesa) y los alimentos en conserva, así como las bebidas con cafeína, colorantes y aditivos (a ser posible dales solo agua, leche o zumos naturales).

Mejor evitar de momento los alimentos con muchos nitratos, como pueden ser las espinacas, las coles, los nabos o las alcachofas.

Además, debes tener especial cuidado con las frutas que dan más alergias, caso de las fresas, melocotones, albaricoques, frutas tropicales o kiwis. No quiere decir que no se las des, pero vete introduciéndolas poco a poco y observa si las tolera bien.

Tampoco debes darle todavía alimentos muy condimentados, picantes, salados (ya pueden empezar a comer con sal, pero muy poca) o azucarados. En cuanto a la leche, es mejor empezar a ofrecérsela en vaso. Si sigue tomando el pecho, se le dará después de comer los sólidos.

 

Puede interesarte: