Ácido fólico en el embarazo: ¿por qué es tan importante?

¿Estás pensando en quedarte embarazada? Empieza a cuidarte y toma las precauciones necesarias para que tu bebé nazca sano. El ácido fólico en el embarazo te ayudará a prevenir la espina bífida y ciertas anomalías en el tubo neural del bebé. Incluso disminuye las probabilidades de aborto espontáneo.

Ácido fólico en el embarazo: ¿por qué es tan importante?
Durante el primer trimestre de gestación se recomienda ingerir 6 mg al día

El ácido fólico en el embarazo es muy importante para ayudarte a prevenir la espina bífida (el riesgo disminuye en un 78%) y ciertas anomalías en el tubo neural del bebé. Incluso disminuye las probabilidades de que sufras un aborto espontáneo.

Si estás pensando en quedarte embarazada, es hora de empezar a cuidarte y a tomar todas las precauciones necesarias para que tu futuro bebé nazca sano y fuerte. Empezando por consumir vitamina B9.

Lo ideal es que empieces a tomar ácido fólico unos meses antes de quedarte embarazada. Es cierto que desde que planeas el embarazo hasta que lo consigas puede pasar mucho tiempo, pero también puede ser enseguida, por lo que más vale prevenir. A lo largo de la gestación también debes mantener la ingesta de vitamina B9.

 

¿Cuál es la cantidad recomendada de ácido fólico en el embarazo?


Ácido fólico en el embarazo

Como es muy difícil conseguir de los alimentos todo el ácido fólico que vas a necesitar durante el embarazo, probablemente tengas que tomar suplementos.

Recuerda que las organizaciones internacionales de salud recomiendan una ingesta de entre 0,4 y 4 miligramos al día antes del embarazo, en función del riesgo que tenga cada mujer de tener un hijo con algún defecto en el tubo neural.

Durante el primer trimestre de gestación, la dosis subiría hasta los 6 mg de ácido fólico al día. Debes comenzar a tomar esta dosis desde al menos dos meses antes de la gestación y mantenerla hasta la semana 12, como mínimo.

 

Alimentos ricos en ácido fólico


Al margen, claro está, de llevar una dieta sana en la que se incluyan alimentos ricos en folatos. ¿Cuáles son?

  • Alimentos enriquecidos: Como cereales de desayuno (los hay que contienen el 100% de la dosis diaria recomendada), arroz, pasta o pan, entre otros.
  • Verduras de hoja verde: Las que más cantidad aportan son las espinacas (60% del consumo diario recomendado), seguidas de las acelgas y las lechugas.
  • Legumbres: Sobre todo, lentejas. Aparte de ser ricas en vitamina B9 (media taza aporta la mitad de la dosis diaria necesaria), son muy buenas para combatir la anemia.
  • Espárragos: Cada taza aporta el 60% de la cantidad diaria recomendada. A eso hay que añadir que son muy diuréticos.
  • Brócoli: Además de ácido fólico, estarás consumiendo una buena dosis de calcio, fibra y vitamina C.
  • Frutas: Debes consumir cítricos, sobre todo en el desayuno. También el melón, el plátano y el  aguacate contienen folatos. Una sola taza de aguacate, por ejemplo, te aporta el 30% del requerimiento diario.
  • Frutos secos: Debes incluir también frutos secos, así como hígado, riñones, leche y huevos, que tampoco pueden faltar en tu alimentación, estés o no embarazada.

 

Beneficios para el bebé de tomar ácido fólico en el embarazo


Diversos estudios han demostrado que los riesgos de tener un bebé prematuro, con bajo peso al nacer, con defectos de la espina dorsal (espina bífida, por ejemplo) o el cerebro (como pueden ser la anencefalia o acraneo), son menores en mujeres que han tomado ácido fólico antes de quedarse embarazadas y durante el primer trimestre de gestación.

No te olvides de que la vitamina B9 es esencial para que se produzca la división celular necesaria para la formación de los órganos y la producción de tejidos del embrión y del feto. Esto ocurre durante las primeras semanas de embarazo, y de ahí la importancia de tomar ácido fólico en el embarazo y antes de quedarte encinta.

Otras malformaciones asociadas a un déficit de ácido fólico en el embarazo pueden ser malformaciones urinarias fetales, defectos del tabique ventricular cardiaco, hidranencefalia o labio leporino.

 

Puede interesarte: