Acidez de estómago durante el embarazo: causas y prevención

¿Sabes a qué se debe la acidez de estómago durante el embarazo? En este artículo lo descubrirás, junto con algunos consejos aliviar esta molesta sensación.

Acidez de estómago durante el embarazo: causas y prevención
Las hormonas y la presión del útero sobre el estómago tienen parte de la culpa

La acidez de estómago durante el embarazo es muy frecuente. Tanto, que se calcula que la mitad de las mujeres embarazadas lo padecen, sobre todo a partir del quinto mes de gestación. ¿Sabes a qué se debe? En este artículo lo descubrirás. También te daremos algunos truquillos y consejos para tratar de aliviar esta molesta sensación.

 

¿Qué provoca la acidez de estómago durante el embarazo?


Acidez de estómago durante el embarazo

Empezaremos por explicar las causas de la acidez de estómago durante el embarazo. Son tres, fundamentalmente:

1. Las hormonas tienen una parte de la culpa. Durante el embarazo, la progesterona relaja los músculos, incluidos los del estómago. Eso provoca que los ácidos gástricos asciendan desde el estómago al esófago, irritando el tejido de este último. También provoca que las digestiones sean más lentas y pesadas.

2. Hacia el final del embarazo, el útero presiona el resto de los órganos. A medida que el bebé va creciendo, el útero va desplazando el estómago hacia arriba. Además de acidez, puede provocar reflujo.

3. Durante el embarazo disminuye la producción de ácido clorhídrico, un elemento que interviene en la digestión de los alimentos.

De todas formas, aunque la acidez de estómago durante el embarazo sea molesta, piensa que el hecho de que los alimentos pasen más tiempo en el tracto digestivo, provoca que el torrente sanguíneo absorba más nutrientes. Eso beneficia a tu bebé.

 

Alimentos que previenen la acidez de estómago durante el embarazo


Alimentos que previenen la acidez de estómago durante el embarazo

Si la acidez de estómago durante el embarazo es muy fuerte, lo mejor es consultar al médico. Si son leves, hay ciertos alimentos que ayudan a prevenirla:

  • Aceite de oliva;
  • Avena, trigo o arroz;
  • Avellanas y almendras;
  • Lechuga, judías verdes, zanahorias, alcachofas, coliflor o brócoli;
  • Puré de patatas;
  • Carne de pavo o pollo;
  • Pescados blancos;
  • Melón, sandía, piña o plátano;
  • Beber solo agua durante las comidas;
  • Entre horas, batidos de leche, yogures, fruta o alimentos ricos en proteínas;
  • Jengibre también ayuda a aliviar el ardor de estómago.

 

Consejos para evitar la acidez de estómago durante el embarazo


Otras precauciones para evitar la acidez de estómago durante el embarazo son las siguientes:

  • No consumir alcohol ni tabaco.
  • Limitar el consumo de grasas (incluidas frituras, alimentos precocinados y embutidos), cafeína, chocolate, zumos, cítricos y bebidas carbonatadas.
  • Comer despacio y en pequeñas porciones. Es mucho mejor comer varias veces al día en pequeñas cantidades, que pocas veces, pero con porciones abundantes. ¿Por qué? Pues porque al comer el estómago se dilata, así que cuanta más cantidad se ingiera, la dilatación es mayor y eso favorece que la comida retorne hacia el esófago. Por otra parte, un estómago vacío también puede provocar acidez. Por tanto, al comer varias veces al día, el estómago no estará vacío.
  • Evitar comidas muy especiadas y picantes.
  • No acostarse inmediatamente después de comer. Si solo vas a tumbarte, debes esperar al menos una hora. Si vas a dormir, entonces es mejor que esperes hasta que hayas hecho la digestión.
  • Comer despacio y masticando mucho.
  • No bebas mucho líquido durante las comidas.
  • Permanecer erguida tras haber comido.
  • Dormir con la cabeza elevada ligeramente (para evitar que la gravedad suba los ácidos del estómago hacia el esófago) o de lado.
  • No utilizar ropa ajustada, sobre todo alrededor de la cintura y el abdomen.
  • Tratar de no ganar demasiado peso, ya que cuanto más peses, la presión del estómago será mayor. Con ello aumentarán el reflujo y la sensación de quemazón característica de la acidez de estómago.
  • No consumir bicarbonato de sodio.
  • Lavar bien los alimentos antes de comerlos, puesto que hay ciertas sustancias que pueden activar los jugos gástricos.

 

Puede interesarte: