2 semanas de embarazo: síntomas y recomendaciones

Es posible que hayas tenido la noticia de que esperas un bebé al final de la semanas 2 de embarazo. A partir de este momento, comienza un camino lleno de cambios que deberás conocer, ¡empecemos por el principio!

2 semanas de embarazo: síntomas y recomendaciones
Conoce qué pasa en este periodo

Durante la semana 2 de embarazo tu cuerpo se prepara para afrontar este periodo, y para ello, se produce la ovulación y el crecimiento del endometrio.

Pese a que todos los profesionales médicos de la reproducción toman como referencia el inicio del último ciclo menstrual, para contar las semanas de embarazo, podemos decir que en este periodo (semana 2 de embarazo), todavía no se ha producido ni la fecundación ni la implantación del embrión. Por lo tanto, se considera que la concepción aún no ha tenido lugar.

Pero, por otro lado, sí ocurren importantes cambios en tu cuerpo. Cambios que están relacionados con el comienzo de la gestación y a los que debes prestar atención.

 

2 semanas de embarazo: ¿qué sucede?


2 semanas de embarazo

La semana 2 de embarazo corresponde con la segunda semana del ciclo menstrual, que es en la que se da la fase folicular. Esta conlleva dos acontecimientos:

1. Los folículos ováricos crecen y se trasladan a la superficie del ovario. Este desarrollo folicular va acompañado de un aumento en la producción de estradiol, una hormona sexual que se encarga de la proliferación del endometrio en el útero.

Además, se da el reclutamiento folicular, lo que quiere decir que solo uno de los folículos continuará con su desarrollo, incrementando su tamaño y convirtiéndose en un folículo preovulatorio.

2. Ovulación. Al acabar la segunda semana se da un aumento en la hormona LH, lo cual implica que el folículo preovulatorio se rompa y que el óvulo que estaba en el interior sea expulsado a la trompa de Falopio.

Si buscas quedarte embarazada, este periodo, es decir, durante la ovulación que se da en la semana después a la menstruación, es un momento ideal ya que las posibilidades aumentan.

Existen calculadoras de ovulación para que puedas saber exactamente cuándo son tus días fértiles. Puedes adquirirlos en las farmacias.

 

2 semanas de embarazo: síntomas

No podemos hablar específicamente de síntomas de embarazo ya que en esta semana aún no se ha originado. De todas formas, si que puedes sentir algunos síntomas que estarán relacionados con la ovulación y que serán más leves y menos dolorosos que los que sientes cuando estás en el periodo de menstruación.

Algunos de los síntomas de la ovulación son los siguientes:

  • En casos extremos puede aparecer un ligero sangrado vaginal.
  • Pueden darse molestias en los pechos.
  • Gases.
  • Hinchazón en la parte baja del abdomen.
  • Dolor abdominal.
  • Incremento en el deseo sexual.
  • La temperatura corporal puede subir de 0,2ºC a 0,5ºC.
  • El flujo vaginal es abundante y tiene un aspecto mucho más viscoso.

 

2 semanas de embarazo: recomendaciones

Si estás buscando quedarte embarazada y tener un futuro bebé, debes saber que, si bien en este momento no se considera que la concepción haya tenido lugar como tal, estás entrando en un periodo en el que debes cuidarte como si estuvieras embarazada. Por lo tanto, deberás mantener unos hábitos de vida y alimenticios saludables.

  • Solicita una cita para ginecología. Es positivo llevar a cabo una revisión previa al embarazo que te confirme que todo está correcto.
  • Si tu propósito es conseguir el embarazo, lo mejor será que dejes de lado el café, el alcohol y el tabaco, ya que contienen sustancias de gran toxicidad que van en detrimento del embarazo y pueden causar daños a tu futuro bebé.
  • Debes prestar atención a tu alimentación, incluyendo alimentos ricos en calcio, ácido fólico, proteínas… Consulta con el personal médico este tema, se encargarán de asesorarte en todo lo que necesites con base en tu caso concreto. ¡No olvides mantenerte hidratada bebiendo mucho agua!
  • Medicamentos. No supondrá un problema que estés tomando antibióticos en casos por ejemplo de una cistitis o infección de orina, que podrían dificultar la gestación.

 

Puede interesarte: