Perder grasa: 6 mitos a evitar

¿Comer menos nos ayudará a quemar más calorías? ¿Es posible acabar con la grasa localizada? Desmontamos algunos mitos que debes evitar si quieres perder grasa.

Perder grasa: 6 mitos a evitar
Mejora tus resultados desmontando los mitos más extendidos

Existen numerosos mitos y creencias a la hora de perder grasa que pueden llegar a impedirte sacar el máximo partido a tus entrenamientos.

Si vas a apuntarte al gimnasio o quieres a crear una rutina deportiva para perder grasa y ponerte en forma, conviene aclarar algunas de estas falsas creencias.

A continuación te mostramos la verdad que hay detrás de algunos de los mitos más extendidos.

 

 

6 mitos a evitar para perder grasa


1. Es posible perder grasa localizada

Está científicamente probado que no es posible quemar grasa de forma localizada. Es decir, que por muchos abdominales que hagas no podrás acabar con la grasa abdominal.

La única solución para conseguir perder grasa es mejorar nuestros hábitos alimenticios y deportivos. Una buena opción son las dietas hipocalóricas complementadas con ejercicios de cardio y fuerza.

 

2. Levantar peso ligero y realizar muchas repeticiones

Otra creencia bastante extendida es que para perder grasa es necesario realizar series de altas repeticiones con poco peso. Sin embargo, lo único que conseguiremos siguiendo ese tipo de entrenamientos será perder fuerza y masa muscular.

Si quieres eliminar la grasa corporal, pero mantener al mismo tiempo la masa muscular, no puedes permitirte perder fuerza. Piensa que cuanto mayor peso levantes más grasas quemarás, y además conseguirás una mayor tonificación de la masa muscular.

Recuerda que lo ideal para quemar grasa es combinar entrenamientos cardiovasculares y de fuerza, así como implementar las rutinas HIIT que nos ayudan a aumentar el gasto calórico.

 

3. El entrenamiento cardiovascular provoca la pérdida de masa muscular

Solo el ejercicio cardiovascular en exceso puede provocar la pérdida de masa muscular. Y eso, si lo acompañamos también de una dieta hipocalórica o una baja ingesta de proteínas.

Como ya sabes, el HIIT es un tipo de entrenamiento cardiovascular y es la actividad física ideal para mantener la masa muscular e incrementar la pérdida de grasa.

 

4. Hay que sudar para que el entrenamiento sea efectivo

Sudar no implica perder más grasa o quemar más calorías. Sudar tan solo significa que estamos eliminando más cantidad de agua de nuestro organismo. Es decir, que el peso que perdamos durante el ejercicio, lo recuperaremos rápidamente en cuanto volvamos a hidratarnos.

Además, apenas pasados al menos 15 minutos tras el inicio de la actividad física comenzaremos a quemar calorías. Pero no estaremos quemando grasa por la cantidad de sudor, si no por el simple hecho de realizar un ejercicio físico.

 

5. Dejar de comer o saltarse las comidas

Una cosa es seguir una dieta hipocalórica para favorecer la pérdida de grasa, y otra muy distinta es dejar de comer o saltarnos las comidas.

Es verdad que al ingerir menos calorías nuestro cuerpo utilizará la grasa almacenada como energía, pero si no seguimos una dieta constante y equilibrada, nuestro organismo puede adaptarse, ralentizando así el metabolismo. Es decir, que al volver a retomar nuestra rutina alimenticia volveríamos a ganar el peso perdido.

Igualmente, tampoco es recomendable dejar de ingerir grasas o carbohidratos por completo, ya que éstos son necesarios para numerosas funciones de nuestro organismo.

 

6. Importa más la dieta que el ejercicio

Nada más lejos de realidad. Ambos son importantes. Si no combinamos el ejercicio físico con una alimentación saludable, y en este caso baja en calorías, no lograremos perder grasa por muchas horas que nos pasemos en el gimnasio.

Además, si no tenemos cuidado con nuestra alimentación y practicamos alguna actividad física regularmente, podemos favorecer la pérdida de masa muscular.

 

Puede interesarte: