Dieta equilibrada: cómo hacerla sin aburrirte

Una dieta equilibrada no tiene porqué ser aburrida. Madre Activa te invita a comer de una forma saludable, creativa y variada.

Dieta equilibrada: cómo hacerla sin aburrirte
¡Saca al chef creativo que llevas dentro!

Una buena dieta equilibrada es rica en frutas, legumbres, carne, pescado, huevos, lácteos, hidratos de carbono y grasas polinsaturadas.

Todos estos alimentos, son fundamentales para tener un buen funcionamiento de nuestro organismo.

A veces cuando queremos adelgazar, o mantener el peso que tanto nos ha costado conseguir, sólo nos recetan menús repetitivos e insulsos que al final, acaban por aburrirnos. La monotonía culinaria, tampoco ayuda a sentirnos más felices a la hora de sentarnos a la mesa y ponernos a comer.

Con una dieta equilibrada, dirás adiós a las prohibiciones. Está comprobado, que cuando nos prohíben comer un alimento o nosotros mismo decidimos decir no a algo, nuestro cerebro recibe un estímulo contrario: si algo está prohibido lo quiero más. El deseo de lo prohibido consigue que nos saltemos las reglas y todos los esfuerzos conseguidos nos dicen adiós.

Para evitarlo y que consigas llevar una buena dieta equilibrada, sin sentirte esclava o culpable, lo ideal es no ponerse normas.

Dieta equilibrada


Quinoa vermelha com romã e laranja

Toma nota:
El IMC te permite saber de una forma simple y eficaz, si estás en tu peso ideal. ¡Haz este test ahora y averigua tu IMC!
Una dieta equilibrada, consigue romper la rutina a la vez que reeduca tus hábitos alimentarios. Recuerda comer cinco veces al día: al desayuno, a la comida, a la cena e incluye a media mañana y por la tarde, dos tentempiés.
 
Como nuestra vida diaria a veces es algo alocada y no siempre comemos en casa, es importante que la dieta que decidas hacer, sea factible en cualquier lado.Una dieta equilibrada debe ser rica en nutrientes de todo tipo.

Ideas para que no te aburras de tu dieta

  • Utiliza especies culinarias para dar más sabor a tus platos.
  • Usar alimentos de diferentes colores ayudarán a colorear tus platos.
  • Experimenta alimentos distintos que nunca hayas probado.
  • Añade hierbas aromáticas en vez de sal.
  • Prepara tus comidas en buena compañía.
  • Lee recetas de otras culturas y enriquece tus platos

Menú 1 para una dieta equilibrada

  • Desayuno: Fruta, dos rebanadas de pan integral con dulce de membrillo y un vaso de leche sin lactosa
  • Mediodía: Una pieza de fruta y un trozo de queso fresca
  • Comida: Cuscús con ratatouille de verduras y lentejas
  • Merienda: Cereales integrales sin azúcares añadidos y un vaso de cebada
  • Cena: Pasta con concasse y crujientes de verduras

 

Menú 2 para una dieta equilibrada 

  • Desayuno: Cereales sin azúcares añadidos, yogur y nueces
  • Mediodía: Pan integral, queso y membrillo
  • Comida: Patata dulce y dorada al horno con legumbres
  • Merienda: Un puñadito de frutos secos
  • Cena: Arroz de legumbres y filetes de pollo crujientes

Recuerda que llevar una dieta equilibrada no significa abusar de productos light, ni dejar de comer pan o algún capricho de vez en cuando. Lo importante es saber dosificar correctamente los alimentos, variar en los platos y sobre todo, optar por alimentos sencillos y saludables.

Si ya estás decidido a seguir una dieta equilibrada, anímate a sacar el chef que llevas dentro y sorpréndete a ti y a los demás con todas las combinaciones que los alimentos te ofrecen. No te olvides de complementar tu dieta con una dosis de ejercicio físico diario y ¡consigue poner tu cuerpo en forma saludablemente!

 

Puede interesarte: